La importancia de la biodiversidad en los suelos agrícolas

La sensación de caminar sobre un suelo de tierra, por un largo pasillo rodeado de las hortalizas que tanto esfuerzo lleva cultivar, es un acto que aparentemente no entraña ningún misterio, pero hay un mundo mucho más activo de lo que pensamos debajo de nuestros pies.

El suelo formado por tierra alberga una biodiversidad biológica muy extensa, que es capaz de cambiar las características y funcionalidades de ella misma como si de un molde de plastilina se tratara, afectando a todo ser vivo que crece y madura en él.

Figura 1. Modelo simplificado con los grupos de organismos del suelo: microorganismos, micro, meso y macrofauna agrupados en tres
categorías en la red alimentaria. FUENTE: FAO, ITPS, GSBI, SCBD and EC. 2020

Por ejemplo, recientemente se ha descubierto que los nemátodos tiene un papel considerable en el control de los flujos de carbono en ecosistemas terrestres en todo el mundo y en la fertilidad de los suelos. Si una especie así es capaz de regular algo tan importante hoy como el ciclo del carbono y sus ventajas y beneficios, imaginemos que podría pasar si perdiéramos funcionalidades en nuestros suelos.

¿Cuáles son estas funciones y quienes son los causantes de estas alteraciones del medio? Una de esas funciones es la producción de plantas, siendo objetivo de cualquier agricultor, busca siempre el mayor rendimiento entre planta-metro cuadrado cultivado. Además, esta biodiversidad, entre otras cosas, permite la descomposición de la materia orgánica y la reducción de la patogenicidad en el suelo.

Todo esto es posible gracias a la asociación positiva entre la diversidad vegetal y la variedad de seres vivos presentes en el suelo. Estos seres vivos son las bacterias, hongos, protistas e invertebrados. Esos grandes grupos de muy diversos microorganismos, por separado, pueden ejercer funciones específicas pero que, al unirse, abarcan una mayor posibilidad de acción y mantienen el bienestar de nuestros suelos.

Un ejemplo de ello son los invertebrados del suelo (como anélidos, tardígrados, artrópodos y gusanos planos) que se encargan de procesar grandes cantidades de materia orgánica tanto de plantas como de animales. Estos organismos actúan como una línea de fabricación que procesa y aporta al suelo los recursos físicamente más pequeños y químicamente más adecuados.

Por otro lado, la biodiversidad del suelo, en forma de protistas, bacterias y hongos ayudan también a mantener las funciones para que se realice correctamente el flujo de energía que va desde los “productores” hacia los “consumidores” transfiriendo activamente los recursos; es decir, estos habitantes del suelo recirculan los nutrientes asegurando su disponibilidad.

Para probar la importancia de la biodiversidad en los suelos se realizó un estudio detallado, tanto individual como conjuntamente, con 12 microorganismos de diferentes tipos. Los resultados indican que, un suelo rico en biodiversidad estaba correlacionado positivamente con múltiples procesos relacionados con la descomposición de materia orgánica, reducción de la cantidad de ARGs (genes resistentes a antibióticos), ciclo nutritivo, productividad de plantas y la reducción relativa de patógenos de plantas en suelos.

Pero, ¿cómo podría afectar al bienestar del ser humano perder esta relación con el bienestar del suelo cultivable? A simple vista, parece que los problemas serían abundantes para nuestra especie. Desde un enfoque optimistas, imaginemos si pudiéramos controlar mejor la fijación del carbono al suelo y los grandes beneficios que traería a nuestra especie.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que tenemos una capacidad limitada de predicción de cómo podría afectarnos la perdida de la biodiversidad. Por lo tanto, el estudio de la biodiversidad de los suelos y sus funcionalidades es un tema con grandes expectativas para el cuidado y conservación del pequeño pero importante mundo que habita bajo nuestros pies.

Referencias

Delgado-Baquerizo, M., Reich, P. B., Trivedi, C., Eldridge, D. J., Abades, S., Alfaro, F. D., Bastida, F., Berhe, A. A., Cutler, N. A., Gallardo, A., García-Velázquez, L., Hart, S. C., Hayes, P. E., He, J. Z., Hseu, Z. Y., Hu, H. W., Kirchmair, M., Neuhauser, S., Pérez, C. A., . . . Singh, B. K. (2020). Multiple elements of soil biodiversity drive ecosystem functions across biomes. Nature Ecology & Evolution, 4(2), 210–220. https://doi.org/10.1038/s41559-019-1084-y

FAO, ITPS, GSBI, SCBD and EC. 2020. State of knowledge of soil biodiversity – Status, challenges and potentialities,
Summary for policy makers. Rome, FAO. https://doi.org/10.4060/cb1929en

Antonio Javier Vargas

Estudiante del Grado en Química de la Universidad de Almería. Colaboró en el Departamento de I+D en Agroecology S.L. desarrollando diferentes proyectos en el área de microbiología agrícola.