favicon

¿Buscas una alternativa natural?

¡Las plantas biocidas son la solución!

No dañan el medio ambiente ni la salud humana y pueden ser igual de efectivas que los productos químicos

¿POR QUÉ IMPLANTAR UN CULTIVO DE PLANTAS BIOCIDAS?

El objetivo de implantar un cultivo de plantas biocidas es reducir la población de patógenos del suelo de forma ecológica evitando el empleo de sustancias químicas. El efecto a medio plazo es el mantenimiento de un equilibrio sanitario y nutricional en el suelo que permita un desarrollo correcto de nuestros cultivos.

Leguminosa

CROTALARIA JUNCEA

Incorpora materia orgánica natural, mejora la estructura del suelo lo que se traduce en unas mejores condiciones para la microbiología del mismo y por lo tanto regulación de patógenos del suelo. Tiene capacidad de fijación de nitrógeno atmosférico, pudiendo acumular hasta 201,6 kilogramos de nitrógeno por hectárea, proporcionando nitrógeno residual al cultivo que le sigue. 

.

Crucífera

Raphanus sativus

Tienen raíces pivotantes que profundizan en el suelo descompactando capas endurecidas o suelas de labor, actuando como planta bomba al extraer reservas minerales del suelo con más facilidad. Favorece el control de malas hierbas. Es una planta anual de temporada de rápido crecimiento, indicadas para siembras de otoño o primavera. Su incorporación al suelo necesita 40-50 días desde emergencia. La altura máxima del cultivo es de aproximadamente 1,20 cm.

Biofumigación

 

Raphanus sativus

El rábano forrajero (Raphanus sativus L. var. oleiformis Pers.) es una planta que ha sido utilizada como un biocida natural en la agricultura debido a su actividad antimicrobiana y antifúngica. En particular, el extracto de semillas de rábano forrajero contiene compuestos llamados isotiocianatos, los cuales tienen propiedades biocidas y pueden ayudar a proteger las plantas contra patógenos y plagas.

La última variedad de rábano forrajero, Cordoba, presenta doble resistencia a Meloydogine javanica y M. incognita. Córdoba se caracteriza por su gran biomasa y crecimiento de tubérculo, lo que se traduce en un alto rendimiento de materia seca. También se nota la alta resistencia a Alternaria.

04.

Crucífera

 

Brassica juncea

La mostaza contiene glucosinolatos que tienen propiedades biocidas naturales. Su incorporación al suelo sólo necesita 40-50 días desde la siembra. Altura máxima del cultivo 70-90 cm. Alto contenido en glucosinolatos, esto también lo hace muy adecuado como cultivo de biofumigación. Lucha contra hongos de suelo: Rhizoctonia, Sclerotinia, Pythium y Verticilium.

 

06.

Biofumigación

Brassica juncea

Las pruebas han demostrado que el crecimiento de los hongos Pythium se hareducido entre un 60 y un 80%. Se conocen resultados similares para Rhizoctonia y Verticillium.
Alto contenido en glucosinolatos, esto también lo hace muy adecuado como cultivo de biofumigación.

 

Otros beneficios de las plantas biocidas

Utilización como estrategía de greening.

Aumento del contenido de materia orgánica.

Reducir la perdida por lixiviación de nutrientes y agua sobrante del cultivo anterior.

Evitar la erosión del suelo.

Favorecer la infiltración en suelo compactados.

Control de plantas adventicias.